Frases de desamor para WhatsApp

    Hay personas que no las vuelves a querer ni con el 99% de descuentoama más. Ese
    Tal vez lo nuestro era conocernos, pero no estar juntos.

    Mi plan no era enamorarme,pero me sonreíste y lo arruinaste.

    Lo peor de la felicidad es, sin duda, los recuerdos de su partida

    Mi felicidad tiene 11 letras: M-I-F-E-L-I-C-I-D-A-D.

    La tristeza se desvanece sobre las alas del tiempo.

    Nunca te deje de querer, solo deje de insistir.

    Apuñala al cuerpo y sanará, lastima al corazón y la herida durará de por vida.

    Prefiero amar y no ser correspondido, que no haber conocido el amor.

    Negarle a mi cabeza que te piense, es como negarle a mi corazón latir.

    Prefiero la tranquilidad de la soledad que la decepción de una mala compañía.

    A mirar hacia adelante… que para atrás ya dolió bastante.

    No me mató, pero algo murió en mi ese día.

    Fui el prisionero de tus besos, ahora que soy libre ya no se cómo vivir.

    Dame una señal y dejo todo por volver junto a ti.

    Nunca te arrepientas del ayer. La vida habita en ti hoy, y tu construyes tu mañana.

    Si me quieres como yo a ti, ¿por qué no estás conmigo?

    Si alguien no levanta ni un dedo para llamarte, verte, o pasar tiempo contigo. Es momento de levantar los cinco dedos y despedirse.

    A veces no me importa ni mi opinión, imagínate la tuya.

    Te mandaría al infierno, pero, ¿qué culpa tiene el diablo?

    Usted , mi estrella perfecta en el cielo equivocado.

    Mentir es decir que un día te olvidaré.

    Para mi eres como el 30 de febrero, no existes.

    Era demasiado joven para saber cómo amarla.

    Si me despido es porque quiero que me detengas, de lo contrario, me iría sin avisar.

    Dame un beso, de esos que solías darme antes de irte.

    Quisiera pedirte que te quedes, pero sé que no lo harás.

    En tres palabras puedo resumir todo lo que he aprendido de la vida: la vida sigue.

    Siempre soy quien ama más, es mi problema.

    Es difícil olvidar a alguien con quién te imaginaste un por siempre.

    A veces alejan más las actitudes, que la distancia…

    Una persona cambia por dos razones, aprendió demasiado o sufrió lo suficiente.